Seleccionar página

Conocimos de la existencia de ella el 7 de febrero, gracias a una llamada telefónica que recibimos de parte de la comunidad indígena Yukpa, la cual informaba sobre la lamentable muerte de una mujer, quien dejaba a seis niños huérfanos, entre ellos, estaba baby Olivia, una niña que nació prematura.

Cuando nuestra fundadora, Daniela Olmos la recibió en sus brazos, presentaba graves problemas respiratorios y desnutrición severa, por tal motivo, estuvo hospitalizada un tiempo en un centro de salud del estado Carabobo, sin embargo, su condición no mejoraba, ya que no recibía el tratamiento requerido.

En vista de ello, Fundación Kapüy, como siempre comprometida con los niños que están en situación de vulnerabilidad, acobijó totalmente a baby Olivia, brindándole el apoyo necesario con el tratamiento y la alimentación que para el  momento necesitaba. Todo esto, gracias a las donaciones que recibimos de ustedes, quienes al igual que nosotros, nos encariñamos de cerca con ella.

Nuestra fundadora, Daniela Olmos asumió el compromiso desde un principio

Pasado un tiempo, cuando mostró mejoría en su estado de salud, fue dada de alta hospitalaria y estuvo en la fundación, recibiendo atención y alimentación, por parte de los que integramos esta organización, llegando a pesar  tres kilogramos.

Es importante resaltar, especialmente, la labor de la señora Ungría Díaz, quien juega un papel fundamental en la organización, pues, funge como la madre protectora  de aquellos niños desasistidos, por parte de sus padres biológicos.

La señora Ungría fue como una segunda madre para baby Olivia

En el caso particular de baby Olivia, estuvo dos meses entregándose al cuidado de la niña, con el fin de velar por su bienestar y sus sueños, llegando a ser la única persona capaz de brindarle tranquilidad y alivio, durante los momentos en los que se teñían los colores de gris.

El pasado 11 de mayo, tuvo que ser trasladada de emergencia a una clínica, debido a que tenía la hemoglobina en seis y presentaba dificultad respiratoria, por lo tanto, la dejaron hospitalizada, para la realización de estudios médicos y trasfusiones de sangre.

De acuerdo con lo manifestado por los especialistas, se conoció que los exámenes arrojaron que, lamentablemente, la pequeña tenía un tumor de dos centímetros en el corazón y además líquido en la parte izquierda de este órgano.

Ante ello, el cardiólogo tratante informó a nuestra vocera principal, que la niña debía ser sometida a una intervención quirúrgica, sin embargo, sostuvo que el peso no era el adecuado para la puesta en marcha de la misma.

En este sentido, trascendió que la aparición de este nódulo tuvo dos hipótesis: desarrollo congénito o surgió a medida del crecimiento.

Desde entonces, Daniela estuvo consecutivamente al pendiente de la situación, haciendo hasta lo imposible, para que el estado de salud de nuestra luchadora mejorara, pero infortunadamente la vida y Dios decidieron llevársela a un lugar mejor.

Vale indicar, que el tumor detectado y las complicaciones de los últimos días, le causaron un infarto y un paro respiratorio, siendo este último, el causante de la irremediable pérdida.

Baby Olivia estuvo hospitalizada porque tenía dificultad para respirar

Para quienes conocimos de cerca la historia de nuestra valiente, sabemos cuán fuerte era y el deseo que tenía de comerse el mundo,  a pesar de las adversidades. Logró robarse los corazones, no solamente los nuestros, sino de aquellos que siguieron el caso desde un principio, a través de las redes sociales.

Fundación Kapüy, agradece profundamente a las personas que brindaron apoyo moral y financiero para costear todos los gastos requeridos. Como seres humanos, es imposible no involucrarse con cada una de las historias que llegan a nuestra institución, y este caso siempre será recordado por el aprendizaje que nos dejó.